Preso de Varela se hizo más de 2 millones extorsionando a visitantes de una web hot

El carcelario hacía llamadas desde la Unidad Penitenciaria y con su banda, se hacían pasar por policías y funcionarios judiciales, llamando a los visitantes de páginas de citas porno.

Un preso, alojado en una unidad penitenciaria de Florencio Varela, engañaba a sus víctimas y les hacía creer que habían contactado a menores de edad que estaban bajo una red de trata de personas y les exigía dinero para evitar quedar imputados en una causa judicial; se estima que se hizo de un botín cercano a los 2.500.000 pesos

Tres personas de entre 23 y 39 años fueron víctimas de extorsiones: les hicieron creer que se habían contactado con una menor de edad víctima de una red de trata, y falsos policías y funcionarios judiciales les exigieron dinero a cambio de no involucrarlos en una supuesta causa penal. Detrás del plan criminal estaba un preso alojado en una cárcel del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), que contó con la colaboración de su hermana, entre otras personas.

Las víctimas chateaban por WhatsApp con supuestas mujeres con las que habían tomado contacto en una web hot. Pero los perfiles eran falsos. La persona que estaba detrás de los chats era el interno de la Unidad Penitencia 32 del SPB, de Florencio Varela, donde cumple una condena por robo.

Todo arrancaba con una llamada de un supuesto policía que les decía a sus víctimas que sabía que había chateado con una joven que habían conocido en un sitio de citas y les comunicaba que la chica era menor de edad, víctima de trata de personas, y que para evitar quedar involucrados en una investigación judicial debían “arreglar”, es decir, pagar una suma de dinero, la cual arrancaba en $500.000.

A partir de las intervenciones telefónicas, la fiscal Asprella y el personal de la policía bonaerense pudo reconstruir el mecanismo de la estafa. Así, los funcionarios policiales y judiciales pudieron determinar que parte de las llamadas extorsivas las hacía un preso alojado en el pabellón 7 de la Unidad 32 del SPB. Se trata de un interno que está en la cárcel desde junio de 2019, condenado por robo agravado por el empleo de arma y participación de un menor.

Luego de una serie de allanamientos en la Unidad 32 del SPB, se pudo dar con el principal autor de las estafas. “En la celda del sospechoso se secuestraron cuatro teléfonos celulares y chips para aparatos móviles”, dijo un investigador.

Facundo Muñozhttps://www.diariosf.com/
Periodista - Te invito a seguirme en mis redes

Últimas noticias

173,562FansMe gusta
61,250SeguidoresSeguir
3,449SeguidoresSeguir
5,540suscriptoresSuscribirte

Últimas noticias