El Gobierno analiza la posibilidad de cambiarle el nombre al Ingreso Familiar de Emergencia y aumentar la cifra. También disminuiría la cifra de beneficiarios.

Hay una posibilidad de que haya una cuarta edición del bono de 10 mil pesos destinado a las familias más afectadas por la pandemia de coronavirus. Se trataría de una Renta Básica Universal (RBU), que se entregaría a un número mucho menor de beneficiarios, y equivaldría a un salario mínimo vital y móvil, unos $ 16.875.

Hasta ahora, en lo que coinciden es que el beneficio reemplazará al pago del IFE, pero no a otras prestaciones como la Asignación Universal por Hijo (AUH) o embarazo, que se mantendrán como hasta ahora. Una de las opciones más avanzadas es que el programa estará también orientado hacia el empleo. Por ejemplo, una de las posibilidades en estudio es que las personas que lo reciban tengan además un proceso de capacitación y de inserción laboral en el sector privado. Por ejemplo, que las empresas puedan emplear a los beneficiarios, en una primera instancia, con fondos del Estado.

Otro aspecto importante en el que se trabaja es que no haya intermediarios entre el Estado y los beneficiarios. “Que el registro y el criterio de elección esté en manos del Estado y no de organizaciones intermedias”, destacaron.

Aunque aun no hay precisiones sobre la implementación, podría considerarse como un ingreso mínimo universal a una transferencia equivalente a la línea de indigencia, no por hogares como el IFE, sino por persona, a los mayores de 18 años que no perciban ingresos. En ese caso, cada beneficiario debería tener una cuenta bancaria gratuita.

Este 10 de agosto, en tanto, comenzarán a acreditar el tercer pago del IFE para quienes perciben la Asignación Universal por Hijo (AUH), según el número de terminación de DNI. Al finalizar ese cronograma, iniciarán el desembolso para el resto de los beneficiarios.