Fuerzas de seguridad desalojaron a los 600 trabajadores despedidos que habían tomado la empresa para defender sus puestos laborales.


Tras una denuncia realizada por la empresa Pepsico por “invasión a la propiedad privada”, la Justicia ordenó el desalojo de los 600 trabajadores que tomaron la fábrica el pasado 26 de junio tras ser despedidos por la patronal.

Debido a la baja del consumo y tras la apertura de las importaciones, la empresa Pepsico decidió cerrar su planta de La Florida, en Vicente López, dejando en la calle a 600 trabajadores. Por tal motivo, los empleados se manifestaron en la puerta y al no haber respuesta por parte del Ministerio de Trabajo de la Nación, tomaron la fábrica para defender sus puestos laborales.

Todo el trabajo que se realizaba en esta filial, fue trasladado a la planta de Mar del Plata y en las última semanas la empresa Pepsico comenzó a importar productos desde el país vecino Chila, debido a la apertura de la frontera por parte del actual gobierno.

Más de 500 agentes de Gendarmería Nacional y de la policía bonaerense integraron el operativo que comenzó a actuar a las 8.20 cuando avanzaron con escudos, gases lacrimógenos y balas de goma, sobre los manifestantes que rodeaban la puerta de la fábrica. En tanto, en los alrededores del lugar, manifestantes de nucleamientos políticos y gremiales intentaban evitar el desalojo.

Tras incidentes en las inmediaciones de la fábrica, el personal de seguridad logró finalmente trasponer un portón de acceso vehicular y tomó el control del predio.

46" src="http://www.diariosf.com/wp-content/uploads/HyLRsR4Hb_720x0.jpg" alt="" width="720" height="478" />

Pepsico en Argentina

En el país, Pepsico Alimentos está activa desde 1993. Esta compañía comprende marcas como Lay’s, Pep, Cheetos, Doritos, Twistos, Pehuamar, 3D’s, Bun, Tostitos, Pop Korn, Quaker, Toddy y Zucoa, entre otras, y controla cerca del 80% del mercado de los snacks.

Su avance se consolidó en la década del ’90, con un agresivo proceso de compra de compañías, que incluyó la adquisición de la marplatense Pehuamar, de la marca Bun y la rama de snacks de Kellogg’s.

El año pasado, Pepsico facturó $ 4800 millones en la Argentina, según los datos difundidos por Mercado, con un incremento nominal del 26% frente a 2015, es decir, por debajo de la inflación.

En tanto, el negocio de las gaseosas en la Argentina no está en manos de Pepsico. Se trata de una licencia para fabricar y distribuir los productos de las marcas Pepsi, 7up, Mirinda, Paso de los Toros, H2Oh, Gatorade y Tropicana, que ahora pertenece al grupo Quilmes.

A nivel global, Pepsico facturó US$ 62.799 millones en 2016, de acuerdo con su último balance. Dentro de su negocio, América Latina representó un 10,9% (US$ 6820 millones). En tanto, las ganancias mundiales de la compañía el año pasado fueron de US$ 6329 millones.