Se entiende que hay muchos vecinos que llegan al centro de Solano para tomar un colectivo y dirigirse a sus respectivos trabajos, que otras personas quizás lleguen a la calle 844 para retirar dinero de los cajeros, pero desde que el presidente Alberto Fernández anunció la fase 4 de la cuarentena (Que claramente no incluía al conurbano bonaerense), la gente se relajó y el centro comercial solanense se vió colmado de peatones.

Vecinos que salen a realizar compras con el grupo familiar completos, conocidos que se encuentran de casualidad y comienzan a tener un diálogo y hasta incluso personas mirando algunas vidrieras de locales. Eso es lo que se ve, por ejemplo, en la foto que ilustra la nota, la cual fue tomada a las 14 horas de este martes.

Todo esto no sólo es por un relajamiento de la población solanense, sino que también se debe a una completa falta de control del Municipio de Quilmes, que en los 60 días de cuarentena, muy rara vez se observó la presencia de efectivos de seguridad controlando los permisos que debe tener la gente para circular en la vía pública. 

La comuna mantiene un fuerte hermetismo sobre la cantidad de casos positivos de Coronavirus en cada zona de Quilmes y sólo informan a diario la cantidad de pacientes internados, recuperados y fallecidos, sin ahondar en los detalles. La única información al respecto, es la que brindó la oposición a través de un mapa con fecha de la semana pasada, momento en el que había 128 casos positivos de COVID-19 en la ciudad distribuidos de la siguiente manera:

Quilmes centro y Quilmes este: 49 casos

Solano y Villa La Florida: 46 casos

Quilmes oeste: 17 casos

Ezpeleta: 7 casos

Bernal este: 4 casos

Don Bosco: 4 casos

Bernal oeste: 1 caso

Es claro que viniendo de la oposición, no está 100% chequeada esta información, ya que el único organismo capaz de confirmarlo en el Municipio de QUilmes, que no quiere fomentar dichos datos porque supone crear una paranoia en la población.

Lo único cierto es que el centro de Solano se ve lleno de gente. Hasta incluso a veces no encontras lugar para estacionar y hasta se puede observar autos en doble fila en PLENA CUARENTENA. 

Puede ser que gran parte de esos vehículos sean de las interminables filas que tienen los cajeros automáticos, de los empleados y propietarios que sí están trabajando con el correspondiente permiso o de los vecinos que llegan a la calle 844 para realizar compras, pero sorprende ver tal cantidad de personas en el centro comercial cuando deberíamos estar todos en casa para evitar contagiarse y contagiar a nuestros seres queridos.

Parece que muchas personas no entienden de los casos positivos por tomar mate en Barrio La Matera. Parece que tampoco entendieron que la unidad de salud de Villa La Florida trajo varios contagios y hasta un fallecimiento (Doctor Ramírez). Empresas grandes en la zona como Cattorini y Frigorífico Federal confirmaron casos positivos entre su plantilla laboral (No olvidemos que también falleció un trabajador de esta última industria mencionada).

El único control que se mantiene estricto es el de fiscalización. La Municipalidad de Quilmes envía día tras día inspectores comunales para clausurar locales que no tienen permiso para trabajar y que suben sus persianas para seguir generando dinero, ya que muchos dependen de esa única entrada.

TE PUEDE INTERESAR LEERNoticias policiales

TE PUEDE INTERESAR LEERNoticias de Solano

TE PUEDE INTERESAR LEER →Diario San Francisco