Ola de robos violentos en la ribera de Quilmes

Hay gran malestar entre los vecinos del balneario de Quilmes debido a los reiterados hechos delictivos violentos que incluyen amenazas con armas de fuego y cuchillos. Aseguran que no se ve patrullaje en la zona y que hay un destacamento policial que no cumpliría la función de brindar seguridad.

Las épocas en las que las familias se encontraban en el rio de Quilmes a disfrutar de una linda tarde tranquilos y seguros lamentablemente se terminaron, según cuentan los vecinos. En primer lugar, por la pandemia del COVID-19 y las medidas preventivas que incluyen la recomendación de no asistir a las reuniones sociales al aire libre en la provincia. Por otro lado, el más importante, la gran cantidad de hechos de inseguridad que se replican a diario en la zona costera.

Los ciudadanos denuncian que los delincuentes utilizan armas de fuego, navajas y cuchillos para amenazar a sus víctimas. En los últimos días se registraron numerosos robos violentos a los vecinos de la zona, en el paseo costero y dentro el barrio. «No podemos salir ni a comprar porque los chorros están a la expectativa» señalan.

En la avenida Cervantes e Iriarte, a metros del Pejerrey Club de Quilmes, se encuentra un destacamento policial que refleja la situación de inseguridad por la que atraviesan los vecinos: Hay sólo un agente atendiendo el teléfono y a veces se observan dos efectivos de la policía bonaerense dentro de la oficina o en la puerta, pero sin recorrer el largo del rio. En tanto, no se ve patrullero alguno en dicha seccional, ni tampoco recorriendo la avenida o el barrio. Esto hace que los ciudadanos tengan aún más miedo al salir de sus casas.

Por otro lado, a unas cinco cuadras, en la avenida Otamendi y Cervantes se encuentra el puesto de control de la Prefectura Naval Argentina, cuyos efectivos se encuentran dentro del edificio sin recorrer el sendero costero o las inmediaciones del rio, algo similar a lo que ocurre con los efectivos policiales.

Los delitos que se repiten son de a grupos de delincuentes armados, con armas de fuego, cuchillos y navajas. Hace aproximadamente un mes, en las calles Cervantes y 23 Bis, a dos cuadras del destacamento policial, y frente a un domo de seguridad municipal, cuatro delincuentes con cuchillas increparon a tres jóvenes para robarles sus celulares y billeteras, tras el objetivo cumplido, los malvivientes se dieron a la fuga. Las víctimas se acercaron a los efectivos policiales de inmediato, pero éstos nada pudieron hacer ya que no tenían un móvil policial en el lugar.

La semana pasada se registraron al menos cuatro robos en una tarde sobre la zona costera. El primero fue un robo de celular por parte de delincuentes armados en Cervantes y 18 bis, el segundo ocurrió nuevamente en Cervantes y 18 bis cuando un grupo de malvivientes rompió el vidrio de un auto estacionado y se robó las pertenencias del interior.

El tercero de ellos fue uno muy violento, ya que dos motochorros dispararon al aire para amenazar al dueño de una bicicleta en la que circulaba en Cervantes y Rosas, frente al boliche Docker. Le robaron el rodado y huyeron rápidamente. Por último, ese mismo día hacia la noche, dos motochorros armados asaltaron a una mujer y le sacaron su celular en las calles Olavarría y Yoldi, dentro del barrio.

En la tarde de este jueves, dos delincuentes asaltaron a un vecino que se encontraba en el paseo costero. Según relató, le apoyaron el cuchillo en la garganta y le exigieron el celular. Ante su negativa, se violentaron y le apretaron aún más el arma blanca contra su cuello, hasta que agarraron el celular y huyeron.

Los vecinos insisten en que saben quiénes son y dónde viven los maleantes, pero ni los policías ni la justicia hace nada, además de la falta de prevención y efectivos policiales en la zona. Exigen más medidas preventivas que eviten el accionar de los malvivientes, que no dan paz a los ciudadanos.