jueves, diciembre 14, 2017
11-6127-0837 diariodsf@gmail.com
NacionalesPoliciales

Por corrupción, le sacan a la policía la verificación vehicular

Hace dos meses desplazaron a 8 funcionarios por irregularidades. El trámite, en manos policiales desde hace 30 años, es obligatorio para operaciones de compra y venta de rodados.


Era un filón con ganancias para pocos que provocaba trastornos y complicaciones para muchos. La Verificación Automotor –trámite obligado en la compra y venta de vehículos nuevos o usados- ya no está en manos de la Policía Bonaerense y a partir de hoy comienza un plan de modernización de las plantas mecánicas para facilitar la gestión, hacer transparente el sistema y reducir costos irregulares que terminaban en los bolsillos de policías corruptos.

El gobierno provincial habilitará este mediodía un taller de verificación en Melchor Romero, donde se podrá realizar la pericia para constatar la autenticidad de motores y chasis. El trámite es obligatorio para quienes compren o vendan coches en la zona de la capital bonaerense.

El mecanismo de control de autos estuvo más de 30 años bajo control de la fuerza de seguridad. Se hacía en 45 plantas distribuidas en la Provincia y dirigidas por oficiales que pertenecían a la dirección de Registro de Verificación de Autopartes. Pero las autoridades constataron que allí había nichos de irregularidades y corrupción. Algunos ejemplos: el valor del trámite variaba según criterio de cada jefe. Podía costar entre $ 500, $ 850, o más. Esto incluía el cobro indebido de turnos; el sobrecosto del formulario “012” y una tarifa diferenciada del “servicio” realizado por los peritos policiales.

El control de las partes esenciales de los coches resulta un instrumento clave para combatir el mercado negro de los robados y reducir la capacidad de acción de los “reducidores”. Una función “demasiado importante” para dejarla en manos de policías, según la evaluación que hicieron en el Gobierno.

Las maniobras turbias incluían, además, la realización de revisiones en garajes particulares, en una terminal de ómnibus o en dependencias de bomberos o Defensa Civil.