Asesinaron a balazos a un adolescente en la ribera de Quilmes

Un joven de 18 años perdió la vida tras ser baleado cuando quedó en medio de un tiroteo producido entre una banda que comercializa drogas en la zona ribereña y un grupo de delincuentes.

El episodio tuvo lugar en la noche del jueves en las calles Humberto Primo y Jorge Newbery, cuando Brian Gorosito, un joven de 18 años, fue a comprar a un almacén y se encontró con la muerte. Una banda narco paraguaya que opera en un barrio de la ribera de Quilmes, se enfrentó a tiros con una banda de delincuentes. En medio, quedó el adolescente y su amigo.

Los familiares del muchacho fallecido detallaron el suceso: “Cuando terminó la compra y volvía para la casa, dos bandas se tirotearon y él justo quedó en el medio. Cayó mal herido y lo llevaron al Hospital Iriarte de Quilmes, pero cuando fue el padre le avisaron que ya había fallecido”.

Tras el episodio, trascendió que uno de los tiradores fue detenido, pero tras unas horas ya fue puesto nuevamente en libertad, deambulando por el mismo barrio donde había asesinado a una persona. En tanto, se informó que el cómplice del tirador se encuentra prófugo.

37" src="https://www.diariosf.com/wp-content/uploads/2020/10/FB_IMG_16034855523324450.jpg" alt="" class="wp-image-20884" srcset="https://www.diariosf.com/wp-content/uploads/2020/10/FB_IMG_16034855523324450.jpg 600w, https://www.diariosf.com/wp-content/uploads/2020/10/FB_IMG_16034855523324450-300x169.jpg 300w" sizes="(max-width: 600px) 100vw, 600px" />

Esta tarde, familiares de Brian y vecinos del rio realizaron una manifestación en la avenida Otamendi, en donde exigieron más seguridad en la zona, ya que aseguran que es una zona completamente liberada, y que se erradiquen los puntos de venta de droga en el barrio, que según expresan, «todos saben donde queda, pero nadie hace nada, y hasta le venden a nenes de 12 años».

Los tiroteos y disturbios en la zona son constantes y los vecinos aseguran haber elevado las quejas a las autoridades pero afirman que no son escuchados y que no hay seguridad. «No hay ni un móvil en el destacamento, te roban a cualquier hora del día y se tirotean todas las noches, pero nadie hace nada, ni siquiera con un fallecido» lamentó una de las vecinas de la zona.