Un sujeto abrió un auto, logró darle marcha y se lo llevó sin ser visto por nadie a plena luz del día y en sólo 30 segundos. Sucedió en Solano y por el hecho aún no hay detenidos.

El dueño dejó estacionado su vehículo en la tarde del miércoles frente a la fábrica donde trabaja, ubicada en la calle 895 entre 840 y 841 sin imaginar que podían robárselo tan rápido. Todo quedó capturado por la cámara de seguridad de la empresa, donde se puede observar que un delincuente vio la oportunidad y no la dejó pasar.

El vehículo es un Renault 11 color gris patente TQU 884 y piden que cualquier persona que tenga datos sobre él los aporte ante la justicia.