Quedó detenido el policía federal que se tiroteó en barrio La Paz

0
0

El efectivo había declarado que se resistió de un asalto por lo que sacó su arma reglamentaria y disparó, pero la Justicia determinó que su testimonio carecía de sustentabilidad debido a que presentó una identidad falsa y había contradicciones en su testimonio.

Efectivos de la comisaría 5ta de Barrio La Cañada detuvieron al Policía Federal que aseguró haberse tiroteado con delincuentes en la intersección de calle 893 y 809, en Barrio La Paz, partido de Quilmes oeste.

Según informaron voceros judiciales al sitio www.cronica.com.ar, tanto el efectivo porteño como su hermano quedaron detenidos por disposición de la Justicia quilmeña, ya que el sujeto habría presentado una identidad falsa, lo que despertó las sospechas en los servidores públicos.

El hecho ocurrió el pasado sábado a las 5:45 horas, momento en el que el centro de emergencias 911 recibió un llamado telefónico por un posible tiroteo ocurrido en dicho barrio.

Personal del SAME llegó al lugar y constató que un joven identificado como Gerardo David Fleita, de 26 años, se encontraba sin vida, mientras que otros dos muchachos presentaban heridas en tórax y miembros inferiores, por lo que fueron trasladados al hospital Iriarte de Quilmes.

Horas más tardes los médicos de dicho nosocomio confirmaron el fallecimiento de Gustavo Gabriel Cardozo, de 24 años, quien había sido herido de arma de fuego en el tórax.

Paralelamente a este hecho, un individuo de 23 años se presentó como efectivo de la Policía Federal Argentina en el mismo hospital, junto a su hermano de 21, detallando que había sido asaltado en la zona oeste del distrito, abriendo fuego con su arma de fuego contra los supuestos delincuentes.

En su declaración, el oficial brindó una identidad falsa y aseguró que habría sufrido un accidente automovilístico en camino general Belgrano y calle 812 con malvivientes que lo perseguían, pero en horas de la tarde noche la Justicia determinó la detención del efectivo y su hermano por contradicción y falso testimonio.

La causa judicial fue caratulada por la UFI n° 1 del departamento judicial local como “doble homicidio y lesiones”.