Un hombre de 30 años fue detenido por personal de la comisaría 5ta de Quilmes en Barrio El Tala, y liberado rápidamente por la Justicia.

Efectivos policiales detuvieron este domingo a Javier Fecha, un hombre de 30 años acusado por su propia hija de haberla abusado sexualmente.
Fuentes policiales informaron que la pequeña contó a su madre que no quería que la dejara sola con su padre, ya que él le daba besos y la tocaba en sus partes íntimas.

Tras esta confesión de la menor, Natalia, tía de la niña, detalló que separó a sus sobrinas del hogar donde viven y expulsó a Javier. “Fui al fondo, llamé a la policía, encerré a las chicas, lo saqué a patadas y se fue» contó conmovida la mujer, quien agregó que «hizo la denuncia y pidió la perimetral, mientras que él estaba en la casa de la madre tomando mate como si nada».

Con el paso de los días, la familia de la niña observó que a pesar de realizar la denuncia, la Justicia no solicitó la detención del acusado, por lo que organizaron un escrache en el domicilio del padre de Javier, lugar donde el sujeto se había refugiado.

Fue así que gran cantidad de vecinos se apersonaron en calle 893 y 815, en Barrio El Tala, localidad de Quilmes oeste, donde se manifestaron con carteles contra el abusador.

El medio de comunicación “Crónica TV” realizó un móvil en vivo desde el lugar de los hechos y milagrosamente aparecieron varios móviles policiales que se encargaron de detener y trasladar al asiento de la comisaría a Javier Fecha.

En dicho móvil de tv, la tía de la menor contó que “La policía no les está dando mucha bolilla y que las van a llamar para hacer la cámara Gesell, pero que por la feria judicial no las van a atender por ahora», quejándose del accionar judicial que no respondió inmediatamente ante un caso de emergencia como éste.

Tras la detención, la madre de la niña mostró capturas de los mensajes que le enviaba el acusado, dónde menciona haber cometido un “error”.

Finalmente, la Justicia quilmeña liberó al sujeto para continuar con el proceso legal.