La increíble historia del floridense que Ganó 200 mil pesos en Bienvenido A Bordo

0

Paul es un agente del Servicio Penitenciario de Ezeiza, vive en Villa la Florida, Quilmes, junto a su esposa y sus 3 hijos. Fue al programa de canal 13 conducido por Guido Kaczka y se llevó 200 mil pesos tras sacar el lingote de bronce.

El nuevo juego del programa se trata de sacar un lingote desde dentro de un cubículo en 20 segundos, no es nada sencillo, ya que debe sacarse por un agujero de circunferencia pequeña. Pero Paul logró sacarlo en sólo 11 segundos y al hacerlo, abrazó a Guido y rompió en llanto por los malos sucesos que le pasaron a su famiia esa misma semana.

Diario San Francisco logró contactarse con el ganador quien muy emocionado contó su historia: «Todo comenzó cuando vimos al ganador del primer lingote, esa noche vimos una y mil veces cómo hacía ese muchacho para poder acomodarse y sacarlo» expresó Paul.

A la mañana siguiente, él junto a su esposa averiguaron y lograron inscribirse para participar del juego. Desde ese miércoles hasta el viernes no recibieron ningún llamado así que ya se estaban desinteresando. Pero en la tarde recibieron el llamado de la producción para presentarse esa misma noche al programa. Dudosos, aceptaron la invitación y fueron.

Paul llegó al canal con mucha ansiedad, acompañado de su esposa, primero no se tenía mucha confianza pero a medida que iba llegando le agarraba cierta fe, y junto a su pareja decían: «algo nos vamos a traer». Además estuvo a punto de jugar otro juego: «Mirá cómo será el destino que le comenté a la productora que prefería jugar al juego de las preguntas antes que el del lingote, es más, me pasó las 3500 preguntas al Whatsapp para estudiarlas».

«Los productores de Guido son unos genios, no te das una idea el laburo excelente que hacen para que todo salga bien, que no haya un error, y eso, sumado a la buena onda, es algo fundamental para ir con confianza y mucha fe en vos mismo» aseguró Paul.

De esta manera, entró al estudio, sacó el premio rápidamente y rompió en llanto abrazando a Guido, quien invitó a la esposa de Paul a que se acerque a festejar con él.

Allí, ella contó que esa semana había sido muy mala, «Una tras otra nos pasó». Entraron a robar en la lotería donde trabajaba y violentamente la golpearon. «Perdí el trabajo porque me despidieron, y además me robaron, me lastimaron, pero mirá cómo es el destino» expresó emocionada.

Ahora, disfrutarán del premio junto a sus hijos, Alma de ocho años, Martina de cuatro y Gael de dos. «Una historia con final feliz» terminó Paul.