Este viernes los bancos volvieron a abrir para aquellos que no tienen tarjetas de débito, después de varios días cerrados por el aislamiento obligatorio para frenar el avance del coronavirus. Desde la madrugada se registraron largas colas en las puertas de entidades de Quilmes, Solano y todo el Gran Buenos Aires.

En su gran mayoría fueron adultos mayores, quienes pasaron frío durante la madrugada, algunos llevaron incluso reposeras para pasar las horas. Las personas esperan cobrar sus jubilaciones y planes sociales. En bancos de Quilmes se registraron colas de más de 5 cuadras de gente, que no respetó la distancia de un metro que deberían tomar para prevenir la propagación del virus.

LOS BANCOS ABRIRÁN EL FIN DE SEMANA

Por el caos que se produjo en todo el país en medio del aislamiento obligatorio que rige desde hace varias semanas, el Gobierno decidió que los bancos vuelvan a abrir el sábado y domingo para pagar los haberes jubilatorios sólo a los que no tengan tarjeta de débito.

El resto de las personas que ya cuenten con tarjeta de débito deberán continuar operando por canales no presenciales como cajeros automáticos, homebanking o banca móvil, tarjetas de crédito o billeteras electrónicas.

Desde el BCRA explicaron, en declaraciones a la agencia oficial Télam, que será «cada banco» el que defina la modalidad de ingreso a las sucursales, dependiendo de las condiciones de para mantener la distancia entre personas.

«Pedimos colaboración a todas las personas para el cumplimiento de las medidas de seguridad sanitaria», apuntó el Central.

MIRÁ EL VIDEO ACÁ → Desde la madrugada hay largas colas en los bancos de Solano